Noticias

17 JUL

Presentación de la novela Dulces sueños, queridos niños

Lunes, 19 de Julio, a las 19:00 h. Radu Pavel Gheo presenta su novela "DULCES SUEÑOS, QUERIDOS NIÑOS" de Editorial Tres Hermanas. Acompañará al autor Marian Ochoa de Eribe. Librería Gil, Plaza Pombo.
Presentación de la novela Dulces sueños, queridos niños

Presentación de la novela Dulces sueños, queridos niños  del  escritor Radu Pavel Gheo  que está de gira por España este verano para presentar su novela Dulces sueños, queridos niños, premio nacional de narrativa de Rumanía, editada por Tres Hermanas.
El 19 de julio en la Librería Gil de la Plaza Pombo en el marco de Fieramente
Independientes, a las 19.00 charlará con la traductora Marian Ochoa .

Gracias al apoyo del Instituto Cultural Rumano disfrutaremos de
un  momento único para acercarse a conocer a unos de los autores rumanos más
interesantes, profundos y prometedores de su generación.
Dulces sueños, queridos niños es una novela sobre la inmigración, los sueños, la
inocencia, la amistad y el desarraigo. Y también, por supuesto, sobre la felicidad. 
A través de las vidas de cuatro amigos, veremos cómo el feroz régimen de Ceaucescu marcó sus destinos. El consuelo de la música y el daño que hizo la absurda creencia de que la riqueza y el sueño americanos iba a salvar de la miseria y el oprobio a las víctimas del comunismo más cruel. Metaliteratura y reflexión sobre cómo la literatura salva, finalmente.
“Es una novela de retos y causalidades, de golpes bajos y tardes de verano
deslumbrantes (…) Un texto riquísimo, una proeza emocional que acaricia y araña la mirada del lector (Sonia Fides, El heraldo de Aragón)
“Leí una novela buenísima de un escritor rumano al que no conocía, Radu Pavel,
titulada ‘Dulces sueños, queridos niños’ que trata de cómo era la vida de esa
generación que conoce la decadencia del sistema soviético y el tránsito hacia el
capitalismo” (Carmen Posadas)

RADU PAVEL GHEO (Oravita, 1969) es escritor y traductor. Se doctoró en Filología por
la Facultad de Letras de la Universidad de Timisoara en el año 2014. Fue profesor de inglés durante cinco años, primero en Timisoara y, después, en Iasi. Entre 1999 y 2001 trabajó como guionista radiofónico para Radio Iasi. Gheo fue miembro del grupo de jóvenes escritores rumanos CLUB 8. Asimismo, ha publicado hasta el momento varios ensayos, relatos, y dos novelas. Una de sus obras fue llevada a escena por el National Theatre „Mihai Eminescu” de Timisoara, en julio 2007. En 2003 publicó Farewell, My Homeland, Farewell y en 2016, Disco Titanic

 

 

MARIÁN OCHOA: (Bilbao,1964) es una escritora, traductora y profesora española.
Doctora en Literatura Comparada, ha impartido cursos de Literatura española en los programas de formación continua para adultos de la Universidad de Deusto. Ha sido, asimismo, profesora del Departamento de Español de la Universitat “Ovidius” de Constanza, Rumanía. Se ha desarrollado especialmente como traductora. Entre sus traducciones del rumano cabe destacar las de Mujeres, de Mihail Sebastian (Impedimenta, 2008), y Novela del adolescente miope, de Mircea Eliade (Impedimenta, 2009). Asimismo, es autora de la traducción de Kyra Kyralina y El tío Anghel, de Panait Istrati (Pre-Textos, 2008). Además de la obra casi al completo

del escritor rumano Mircea Cărtărescu, por cuya obra Nostalgia obtuvo el Premio Estado Crítico de Traducción 2012.

En cuanto a su actividad creadora, esta se ha centrado sobre todo en el estudio de la poesía social de posguerra en España y en la recuperación de las voces femeninas en la literatura española del barroco.

Estudió Filología Hispánica en Deusto e hizo el Doctorado en Literatura Comparada; incluso pensaba haberse quedado a trabajar en la Universidad, pero «con la osadía que tienes a los veintitantos preferí renunciar a la plaza que me ofrecieron» y plantearse qué quería hacer. Marian Ochoa de Eribe (Bilbao, 1964) dice que a partir de ese momento «fue todo una carambola». Se presentó a una convocatoria de lectorados para países como Lituania, Bulgaria… y pronto le confirmaron uno en la Universidad de Constanza. Era noviembre de 1993 y Rumanía vivía «una situación socialmente espantosa, con una pobreza absoluta; el país estaba totalmente desmantelado. Fue una experiencia impactante». Aun así, enseguida se integró, aprendió el idioma «bastante rápido y lo que iba a ser una estancia de un año acabaron siendo cuatro».

Sin embargo, como tenía que plantearse si quería dedicarse a la vida universitaria o no, regresó a Bilbao donde acabó de profesora en un instituto de Secundaria. «Lo de convertirme en traductora salió también por casualidad: mis amigos me decían que me animara a traducir del rumano, ya que sabía leer un texto literario y tenía conocimientos de literatura desde un punto de vista técnico –había hecho la tesis sobre La poesía de Whitman y los poetas sociales de postguerra–». Un amigo de Madrid la empujó a cartearse con editoriales y ofrecerse como traductora. 

Para Ochoa de Eribe es necesario respetar el texto original, «no lo interpreto. Creo que este es el problema de muchas traducciones, que la gente se inventa cosas, las embellece, altera o se salta páginas, como en el caso de aquella traducción al francés de Cartarescu». En este sentido le ha servido mucho acompañarlo en sus presentaciones porque le ha permitido hacerse a su forma de componer y hablar de su obra. «Cartarescu ha manifestado que para él es fundamental el ritmo de la frase. Uno de los mayores piropos que me dijo un rumano que habla castellano es que Cartarescu suena como tiene que sonar. La diferencia fundamental de traducir del rumano es que se trata de una lengua menos evolucionada del latín y desde el punto de vista estilístico conserva declinaciones y preposiciones. Las lenguas que se han distanciado más del latín han abandonado el sistema de declinación. Eso exige trabajar mucho el texto, algo especialmente complicado en Cartarescu, que elabora unas metáforas complejísimas».

Aunque es contraria a las etiquetas sí cree que los autores rumanos tienen una mirada especial sobre la realidad. «Se habla mucho del postmodernismo de la obra de Cartarescu, que asociamos a Occidente y en concreto a la escuela norteamericana. Es verdad que puede haber postmodernismo en su obra, autoironía, ese juego de planos en lo que aparece él mismo describiéndose. Pero cuando en Rumanía hablan de postmodernismo se refieren a la literatura hecha después de lo que llaman los Modernos, una etiqueta autorreferencial».

Ha traducido a Panait Istrati ,  a Mihail Sebastian a  Mircea Eliade a  Mircea Cărtărescu a   Dora Pavel a Tatiana Țîbuleac y a Radu Pavel.

Más informaciónmariona@treshermanaslibros.com 675984576

 (Imprescindible reservar en el teléfono 942075762) o en info@libreriagil.es

Volver a noticias